sábado, 22 de diciembre de 2012

Línea quebrada





Creí que había llegado a la línea de mi horizonte
y sin embargo
cuando la toqué se quebró entre mis manos
con un crujido de vidrios
y la agonía de un grito que se percibió consternado.
Sangraron las yemas de mis dedos, allí donde latían
todos los corazones, todas las miradas,
todas las palabras que yacían muertas en aquel ocaso
abandonado
donde el sol cayó a los abismos y las estrellas
escondieron entre el manto de la noche
su rostro desconsolado.
Creí que había llegado a la línea de mi horizonte,
espejismo que la vigilia ató a mis lágrimas
para que aprendiera el capítulo donde la vida enseña
que soñar es hermoso
siempre que no se sueñe con el sueño demasiado.

Liliana G.



viernes, 7 de diciembre de 2012

Cuando te fuiste...










CUANDO TE FUISTE

Cuando te fuiste,
Sombra en la noche agazapada,
Gastadas tus uñas de gata

De tanto abrir surcos en mi espalda,
Tu mirada escondida
Tras el negro telón de tus pestañas
El adiós amarrado en tu garganta,
Límpida tu piel sin mota de nostalgia,
Quedaron en mi boca
Mascullados entre dientes
Mil versos inacabados,
En mis sábanas mancilladas
Tu huella en una telaraña blanca,
Y en mis manos la frialdad
De un camposanto vacío
Y un epitafio tallado en mármol.

Ahora, solo es verdad
La trémula vela que se apaga,
El aroma de la cera
Que me sabe como las lágrimas
Que cuando lloran por dentro
Saben tan amargas,
Un cigarrillo que expele
Volutas como suspiros
Y un recuerdo que se hace tan escueto
Que cuando con él
Me tapo el sentimiento
Queda al descubierto el pensamiento.


Jose Manuel Huete Garcia






sábado, 24 de noviembre de 2012

Inquietud










INQUIETUD

Qué inquietante es la distancia
Que la soledad establece entre la forma cálida
De las manos entrelazadas
Y la fría apariencia del alma intubada.


Puede que sea solo un milímetro el que separa
La última caricia que como brisa dejaste,
De la rotunda huella que inadecuada
En los pliegues de la memoria se resguarda
Del dolor titubeante que produce la nada.

¡Qué aterradora se hace el alba
Cuando aún calzada de sombras penitentes
A la puerta desconsolada llama!

Qué efímeros son los surcos de sal colmados
Que en el espejo ambivalente del mar se trazan
A punta de estrella rutilante,
Qué profunda se hunde la tímida luz de luna
Si una gaviota negra con ella quiere saciar su hambre..

¡Hay dos sueños que nunca serán iguales,
El de mi nostalgia cuando en ti se recuesta,
Y el del alma cuando cree que de la eternidad despierta
Y con el acre sabor de la tierra entre los dientes
Sorprendida se despierta!

Tanta quietud en el aroma del aire,
Tanta calma en el sabor del mar inerte,
Tanta espera por ver retoñar los claveles,
Cuanta inquietud en mi alma cuando siente
Que en mármol se petrifican sus caudales.

(Jose M. Huete García. Noviembre 2012)

http://jmhuete66.blogspot.com



viernes, 16 de noviembre de 2012

No tires las cartas de amor








No tires las cartas de amor


Ellas no te abandonarán.
El tiempo pasará, se borrará el deseo
-esta flecha de sombra-
y los sensuales rostros, bellos e inteligentes,
se ocultarán en ti, al fondo de un espejo.
Caerán los años. Te cansarán los libros.
Descenderás aún más
e, incluso, perderás la poesía.
El ruido de ciudad en los cristales
acabará por ser tu única música,
y las cartas de amor que habrás guardado
serán tu última literatura.

Joan Margarit.



jueves, 8 de noviembre de 2012

Pequeña confesión






PEQUEÑA CONFESIÓN



En memoria de Serguei Esenin

Si, es cierto, gasté mis codos en todos los mesones.
Me amaron las doncellas y preferí a las putas.
Tal vez nunca debiera haber dejado
El país de techos de zinc y cercos de madera.

En medio del camino de la vida
Vago por las afueras del pueblo
Y ni siquiera aquí se oyen las carretas
Cuya música he amado desde niño.

Desperté con ganas de hacer un testamento
-ese deseo que le viene a todo el mundo-
pero preferí mirar una pistola
la única amiga que no nos abandona.

Todo lo que se diga de mí es verdadero
Y la verdad es que no me importa mucho.
Me importa soñar con caminos de barro
Y gastar mis codos en todos los mesones.

"Es mejor morir de vino que de tedio"
Sin pensar que pueda haber nuevas cosechas.
Da lo mismo que las amadas vayan de mano en mano
Cuando se gastan los codos en los mesones.

Tal vez nunca debí salir del pueblo
Donde cualquiera puede ser mi amigo.
Donde crecen mis iniciales grabadas
En el árbol de la tumba de mi hermana.

El aire de la mañana es siempre nuevo
Y lo saludo como un viejo conocido,
Pero aunque sea un boxeador golpeado
Voy a dar mis últimas peleas.

Y con el orgullo de siempre
Digo que las amadas pueden ir de mano en mano
Pues siempre fue mío el primer vino que ofrecieron
Y yo gasto mis codos en todos los mesones.

Como de costumbre volveré a la ciudad
Escuchando un perdido rechinar de carretas
Y soñaré techos de zinc y cercos de madera
Mientras gasto mis codos en todos los mesones.

JORGE TEILLIER
(Poeta Chileno)

De Para un pueblo fantasma, 1978.



domingo, 4 de noviembre de 2012

La vieja atorranta






La vieja atorranta

Hace muchos años, cuando era psicólogo muy joven, trabajé en algunos geriátricos. (…) Muchos de ustedes trabajarán o habrán trabajado en alguna institución, y sabrán que lo que tiene que hacer todo el que trabaja en un establecimiento al ingresar es ir a la cocina, porque la cocinera es la que está al tanto de todo lo que pasa.Más que los médicos incluso.

Llegué, entonces, una mañana, me dirigí a la cocina y, como era habitual, le pregunté a la cocinera.

-¿Y, Betty, alguna novedad?

-Sí, doctor- me llamó así aunque soy licenciado-. ¿Ya vio a la vieja atorranta?

-No – le dije asombrado-. ¿Entró una abuela nueva?

-Sí, una viejita picarona.

Me quedé tomando unos mates con ella y no volví a tocar el tema hasta que entró la enfermera y me dijo:

-Gaby, ¿ya viste a la atorranta?

-No -le respondí.

-Tenés que verla. Se llama Ana.

Lo primero que me llamó la atención fue que utilizara, para referirse a ella, el mismo término que había usado la cocinera: atorranta. Pero lo cierto es que habían conseguido despertar mi interés por conocerla. De modo que hice mi recorrida habitual por el geriátrico y dejé para el final la visita a la habitación en la que estaba Ana.

En esa hora yo me había estado preguntando de dónde vendría el mote de vieja atorranta. Supuse que,


Leer más AQUI.






jueves, 11 de octubre de 2012

Canto de Medianoche









CANTO DE MEDIANOCHE


Repican las campanas de la noche,
las que lloran la muerte de las luces,
las que anuncian que son sombras
alocadas, las que danzan en mi mente.

Reverencio esos instantes en que el silencio
guarda el eco de tus huellas en la penumbra,
es mi corazón el ojo inmóvil de la rapaz
oteando nostalgias entre la bruma.

Son doce campanadas, doce,
las que me llaman a iniciar el mágico ritual,
de modelar tu ausencia como aroma de nardo,
de tu piel ausente.

Peregrinan mis labios tallando granadas en tu boca,
arrecifes de coral entre tus dientes,
beben hasta el último de tus suspiros
para embriagarse de ese aliento que ya no es inocente.

Caminan mis dedos atrevidos y descalzos,
para recolectar el edelweiss que florece eterno
en las cumbres donde se erigen tus pechos,
fundo entre ellos lo que quede de los hielos perenes.

Escucho en la brisa traspasada de tu aroma de hembra,
melodías del atávico palpitar de tu sexo,
la llamada exultante de la tierra madre,
exigiendo que muera el deseo y enraíce la simiente.

Doce campanadas, doce,
me trajeron tu esencia esta medianoche,
y al acabar la danza de las sombras,
amanecieron mis sueños en la gloria de las flores.

(José M. Huete García, Octubre 2012)



sábado, 6 de octubre de 2012

Cautivo










CAUTIVO


Amor,
no pienses que es irremediable mi locura
ni que mi soledad me hace vivir un tiempo ilusorio,
si te digo,
con la contundencia de la certeza bien probada
que te he visto esta mañana
asomada a mi ventana,
que era tu mirada de soles encendidos
la que pintaba el cielo de un azul pleno,
que de rojo coloreaba los claveles extenuado de deseo,
que de tus labios me traían el vívido recuerdo
de los besos que nos dimos
cuando en un espasmo del tiempo nos unimos,
que esas pequeñas nubes blancas
que en el horizonte se desperezaban
era tu cuerpo voluptuoso, cuando entre mis sábanas
a amarte me invitaba,
que esa incansable ondulación del mar
en olas reventadas de espumas,
eran tus indómitas caderas,
cuando en irrefrenable cadencia
al éxtasis te aproximabas.

Amor,
no pienses que esta realidad que vivo
amarrado a este silencio,
en que al ocaso, de ser espera redimo,
solo es desgarrada demencia,
de un poeta de sus sueños cautivo,
de ese estremecimiento del alma,
en que a borbotones te revivo.

Es lo que me dejaste como destino
tejer la soga de mi nostalgia...
¡Y ahorcaren con ella tan lentamente,
como lento es el camino infinito del olvido!.

(José M. Huete García, Agosto 2012)
http://jmhuete66.blogspot.com







miércoles, 3 de octubre de 2012

Inquietante




Robin Eley- Pintura a óleo




INQUIETANTE

Te pienso, desnuda,
como la amapola que se entrega
a todos los vientos,
mientras añora la lluvia
los irisados rojos de tu boca
palpitante de soles,
embravecidos de mares.

Te pienso, inquietante
el deseo, indeleble trazo en tu mirada,
como el de la zorra
antes de atemorizar
la quietud en los corrales,
y dibujarme en la memoria de tu hambre.

Te pienso, caminante
de la incontinencia de tu vientre,
tus dedos como zahorí,
buscando en los surcos, las huellas
de mi simiente, la que sembraron
los éxtasis,
en que grité, la agonía de tu nombre.

Te pienso, incitante,
desafiantes tus caderas, alzadas,
arrancándole gemidos al aire,
arrebatándole a las nubes humedades,
relámpago que quebranta
la blanquecina quietud de mi sienes,
antes que el deseo se apacigüe,
en el calmado guiño del arco iris.

Jose Huete Garcia (Octubre, 2012)

domingo, 30 de septiembre de 2012

Otoño









Otoño


Aprovechemos el otoño
antes de que el invierno nos escombre
entremos a codazos en la franja del sol
y admiremos a los pájaros que emigran
ahora que calienta el corazón
aunque sea de a ratos y de a poco
pensemos y sintamos todavía
con el viejo cariño que nos queda
aprovechemos el otoño
antes de que el futuro se congele
y no haya sitio para la belleza
porque el futuro se nos vuelve escarcha.


Mario Benedetti







jueves, 20 de septiembre de 2012

lunes, 10 de septiembre de 2012

Sentimiento Indescifrable










SENTIMIENTO INDESCIFRABLE

Quisiera saber
si cuando te beso,
esa sensación extraña
de que todo se hace pequeño,
y queda muy lejos,
es solo un ataque de vértigo,
o, es que estoy tocando el cielo.

Si eres un holograma
de evanescentes contornos,
una sombra pactada
para seguir viviendo,
o, la simple cadencia del tiempo.

Quisiera saber,
cuando me miro hacia dentro,
en cual de mis abismos
te encuentro...

(José M. Huete Garcia, Septiembre 2012)







martes, 4 de septiembre de 2012

Viejas fotos






Ayer en la noche estuve buscando unas fotos en mis gavetas, no encontré lo que buscaba pero bien, bien en el fondo de todo abri una cajita que ya no me acordaba que tenía y me di cuenta de unas fotos y cartas que me escribiste hace mucho tiempo y que yo creía que mi maman me las habia destruído. Tanto que las busqué y ahora aparecen después de tantos años...
Me senté en el suelo de mi habitación con los ojos humedos al leer todo lo que me decías y me di cuenta que también había cartas que no habian sido abiertas y pensé porque seria que no las había abierto... Seguí mirando las fotos donde estabamos los dos bailando en una fiesta de carnavales...

Flor




jueves, 30 de agosto de 2012

Flor de Verano








Flor de verano
que bajo un cielo templado
naciste, y brillaste apenas caminado,
tu forro, pétalos blancos,
adornos rojos
y, un destello luminoso.

Podrá ser, que el par de abejas
que traes preciadamente
me quiten todo el polen?
Podrá ser, que me quede sin aliento
por regalártelo, para que vivas?

Si es necesario darte el aliento,
darte la vida
o el pensamiento,
te lo daré por llamar tu atención
confiare en tu eterna risa
y guardare tu voz como una tierna canción.

Tu confianza me alegraría el corazón
dándome así un poco de tu sol,
el cual, refugia tu alma;
Sueño tu aroma,
esa agradable brisa que choca en mi rostro
y ya lo único que deseo
es ser el ladrón de tu tiempo.

Llevarte, flor de verano
al mejor de los tiempos
que le muestres al mundo tus encantos,
pero la condición; que sea a mi lado.

Juntos ir caminando por el campo
repartiendo la nueva noticia
al bendecido y desdichado,
el que nuestro cariño
en amor se convirtió,
que esta oportunidad ha funcionado
y para siempre estarás a mi lado,
pequeña flor de verano.

Si te digo que eres la más bella del universo
te estaré mintiendo,
pero si te expreso todo lo que siento
te soy lo mas honesto que puedo.


Carlos Sánchez Gachuz



viernes, 24 de agosto de 2012

El Ramo Azul





  




EL RAMO AZUL
Octavio Paz, México, 1914-1998



Desperté, cubierto de sudor. Del piso de ladrillos rojos, recién regado, subía un vapor caliente. Una mariposa de alas grisáceas revoloteaba encandilada alrededor del foco amarillento. Salté de la hamaca y descalzo atravesé el cuarto, cuidando no pisar algún alacrán salido de su escondrijo a tomar el fresco. Me acerqué al ventanillo y aspiré el aire del campo. Se oía la respiración de la noche, enorme, femenina. Regresé al centro de la habitación, vacié el agua de la jarra en la palangana de peltre y humedecí la toalla. Me froté el rostro y las piernas con el trapo empapado, me sequé un poco y, tras de cerciorarme que ningún bicho estaba escondido entre los pliegues de mi ropa, me vestí y calcé. Bajé saltando la escalera pintada de verde. En la puerta del mesón tropecé con el dueño, sujeto tuerto y reticente. Sentado en una sillita de tule, fumaba con el ojo cerrado. Con voz ronca me preguntó:

-¿Onde va, señor?

-A dar una vuelta. Hace mucho calor.

-Hum, todo está ya cerrado. Y no hay alumbrado aquí. Más le valiera quedarse.
Alcé los hombros, musité “ahora vuelvo” y me metí en lo oscuro. Al principio no veía nada. Caminé a tientas por la calle empedrada. Encendí un cigarrillo. De pronto salió la luna de una nube negra, iluminando un muro blanco, desmoronado a trechos. Me detuve, ciego ante tanta blancura. Sopló un poco de viento. Respiré el aire de los tamarindos. Vibraba la noche, llena de hojas e insectos. Los grillos vivaqueaban entre las hierbas altas. Alcé la cara: arriba también habían establecido campamento las estrellas. Pensé que el universo era un vasto sistema de señales, una conversación entre seres inmensos. Mis actos, el serrucho del grillo, el parpadeo de la estrella, no eran sino pausas y silabas, frases dispersas de aquel dialogo. ¿Cuál sería esa palabra de la cual yo era una silaba? ¿Quién dice esa palabra y a quién se la dice? Tiré el cigarrillo sobre la banqueta. Al caer, describió una cuerva luminosa, arrojando breves chispas, como un cometa minúsculo.
Caminé largo rato, despacio. Me sentía libre, seguro entre los labios que en ese momento me pronunciaban con tanta felicidad. La noche era un jardín de ojos. Al cruzar la calle, sentí que alguien se desprendía de una puerta. Me volví, pero no acerté a distinguir nada. Apreté el paso. Unos instantes después percibí el apagado rumor de unos huaraches sobre las piedras calientes. No quise volverme, aunque sentía que la sombra se acercaba cada vez más. Intenté correr. No pude. Me detuvo en seco, bruscamente. Antes de que pudiese defenderme, sentí la punta de un cuchillo en mi espalda y una voz dulce:
-No se mueva, señor, o se lo entierro.
Sin volver la cara pregunté:
-¿Qué quieres?
-Sus ojos, señor -contestó la voz suave, casi apenada.
-¿Mis ojos? ¿Para qué te servirán mis ojos? Mira, aquí tengo un poco de dinero. No es mucho, pero es algo. Te daré todo lo que tengo, si me dejas. No vayas a matarme.
-No tenga miedo, señor. No lo mataré. Nada más voy a sacarle los ojos.
-Pero, ¿para qué quieres mis ojos?
-Es un capricho de mi novia. Quiere un ramito de ojos azules. Y por aquí hay pocos que los tengan.
-Mis ojos no te sirven. No son azules, sino amarillos.
-Ay, señor, no quiera engañarme. Bien sé que los tiene azules.
-No se le sacan a un cristiano los ojos así. Te daré otra cosa.
-No se haga el remilgoso -me dijo con dureza. Dé la vuelta.
Me volví. Era pequeño y frágil. El sombrero de palma le cubría medio rostro. Sostenía con el brazo derecho un machete de campo, que brillaba con la luz de la luna.
-Alúmbrese la cara.
Encendí y me acerqué la llama al rostro. El resplandor me hizo entrecerrar los ojos. Él apartó mis parpados con mano firme. No podía ver bien. Se alzó sobre las puntas de sus pies y me contempló intensamente. La llama me quemaba los dedos. La arrojé. Permaneció un instante silencioso.
-¿Ya te convenciste? No los tengo azules.
-Ah, qué mañoso es usted -respondió.
-A ver, encienda otra vez.
Froté otro fósforo y lo acerqué a mis ojos. Tirándome de la manga me ordenó:
-Arrodíllese.
Me hinqué. Con una mano me cogió por los cabellos, echándome la cabeza hacia atrás. Se inclinó sobre mí, curioso y tenso, mientras el machete descendía lentamente hasta rozar mis párpados. Cerré los ojos.
-Ábralos bien -me dijo.
Abrí los ojos. La llamita me quemaba las pestañas. Me soltó de improviso.
-Pues no son azules, señor. Dispense.
Y desapareció. Me acomodé junto al muro, con la cabeza entre las manos. Luego me incorporé. A tropezones, cayendo y levantándome, corrí durante una hora por el pueblo desierto. Cuando llegué a la plaza, vi al dueño del mesón, sentado aún frente a la puerta. Entré sin decir palabra. Al día siguiente huí de aquel pueblo.



lunes, 20 de agosto de 2012

Amor, permíteme...











Amor,
permíteme que beba,
gota a gota,
el mar entero de tus lágrimas,
antes, que inocuas, se derramen
sobre el pétreo nicho de las sombras.

Escucha, como la pasión
fluye por mis venas,
como se hace sangre de tu sangre,
como mi corazón se desgarra
para dar cobijo a tu pena.

Deja que mis dedos
te dibujen otros labios,
y esa mueca inhóspita,
ventisca y hojas secas,
sean rocío y pétalos de rosa.

No escribiré sobre tus senos,
sutiles hipérboles,
ni crípticas metáforas,
serán cálidas tangentes
que aproximen tu deseo y el mio.

No habrá misterio oculto,
ni recóndito lugar,
cuando tu puerta
abras de par en par.
y queme incienso entre tus muslos.

Amor,
ya no hay tiempo ni espacio
para dejar que la espera
del alma se haga enredadera.
que mis manos palpitan impacientes
por hacerte arcilla de mis sueños.

(José M. Huete Gracía, Agosto 2012)

http://jmhuete66.blogspot.com





lunes, 13 de agosto de 2012

Es la vida





La britanica Elizabeth Tweddle enseña las calosidades de su mano durante una prueba de gymnasia.


La vida de un atleta es muy dura. Como todo en la vida solo con mucho trabajo y sacrificio se consigue llegar más arriba.




sábado, 11 de agosto de 2012

No hay caminos en el mar


http://marazulmalaga.blogspot.com




NO HAY CAMINOS EN EL MAR

Qué irrenunciable es
Esta mirada sostenida
Sobre ese mar horizontal,
Que mi pequeño mundo
En vertical lo contiene.

Adivino en su línea final
Linde imprecisos
De lo que de ti
Me pertenece,
Apenas el borde
De un presagio
De azul celeste.

¡Soy gaviota atada
Al límite de lo posible!

Es gris esta mirada
Sin mas cercanía
Que este sabor a sal
Que en mi reseca boca
Te hace obvia, la marea,
Cuando el tiempo de tenerte
Es espacio entre ola y ola.

Hay una imperceptible
Brisa, que en mis manos deja
Espumas de lejanía
Cuando el mar vomita
Ese profundo sentimiento
Que de rojos corales
Viste su voz inacabable.

Implacable es
El tiempo y sus distancias,
La corta para tenerte
La larga para soñarte.

¡No hay caminos en el mar
Solo estrellas en el horizonte!


(José M. Huete, Mayo 2012)




domingo, 22 de julio de 2012












El hombre en su esencia no debe ser esclavo, ni de sí mismo, ni de los otros, sino un amante. Su único fin está en el amor.
- Proverbio ZEN -




lunes, 16 de julio de 2012

Poema de la Despedida







Te digo adiós si acaso te quiero todavía
Quizas no he de olvidarte... Pero te digo adiós
No se si me quisiste... No se si te quería
O tal vez nos quisimos demasiado los dos.
Este cariño triste y apasionado y loco
Me lo sembré en el alma para quererte a tí.
No se si te amé mucho... No se si te amé poco,
Pero si sé que nunca volvere a amar así.
Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo
Y el corazón me dice que no te olvidaré.
Pero al quedarme solo... Sabiendo que te pierdo,
Tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.
Te digo adiós y acaso con esta despedida
Mi más hermoso sueño muere dentro de mí.
Pero te digo adiós para toda la vida,
Aunque toda la vida siga pensando en tí.


José Angel Buesa

sábado, 23 de junio de 2012

Pesadilla







He pasado la noche
soñando un sueño tonto
alguien me regalaba
la lapicera fuente
más impecable y nueva
más elegante y mágica
sobre todo
eso
mágica
yo pensaba Buen Día
y ella escribía Good Morning
yo pensaba Qué Tal
y ella escribía Hello
yo pensaba Adelante
pero ella No Left Turn
pensaba Hijodeputa
y ella Sonofabitch
eso era demasiada
diferencia
por suerte
advertí que era urgente
salvarme
y desperté
aleluya aleluya
mi lapicera fuente
escribe en español.

Mario Benedetti


jueves, 14 de junio de 2012

Sin prisa





Sin prisa

Tú y yo sin sonido ni voces,
en pura pantomima de amor
de colores enjaulados.

Tu y yo como en otros tiempos
donde el blanco superaba al negro
y un poco de azul te cubría la mirada

Tu y yo de nuevo
comenzando sin apuros…

Pedro Pablo Pérez Santiesteban
Poeta Cubano



domingo, 10 de junio de 2012

The Parade Ends







The Parade Ends

" Paseos por las calles que revientan,
pues las cañerías ya no dan más
por entre edificios que hay que esquivar,
pues se nos vienen encima,
por entre hoscos rostros que nos escrutan y sentencian,
por entre establecimientos cerrados,
mercados cerrados,
cines cerrados,
parques cerrados,
cafeterías cerradas.
Exhibiendo a veces carteles (justificaciones) ya polvorientos,
CERRADO POR REFORMAS,
CERRADO POR REPARACIÓN.
¿Qué tipo de reparación?
¿Cuándo termina dicha reparación, dicha reforma?
¿Cuándo, por lo menos,
empezará?
Cerrado...cerrado...cerrado...
todo cerrado...
Llego, abro los innumerables candados, subo corriendo la improvisada escalera.
Ahí está, ella, aguardándome.
La descubro, retiro la lona y contemplo sus polvorientas y frías dimensiones.
Le quito el polvo y vuelvo a pasarle la mano.
Con pequeñas palmadas limpio su lomo, su base, sus costados.
Me siento, desesperado, feliz, a su lado, frente a ella,
paso las manos por su teclado, y, rápidamente, todo se pone en marcha.
El ta ta, el tintineo, la música comienza, poco a poco, ya más rápido
ahora, a toda velocidad.
Paredes, árboles, calles,
catedrales, rostros y playas,
celdas, mini celdas,
grandes celdas,
noche estrellada, pies
desnudos, pinares, nubes,
centenares, miles,
un millón de cotorras
taburetes y una enredadera.
Todo acude, todo llega, todos vienen.
Los muros se ensanchan, el techo desaparece y, naturalmente, flotas,
flotas, flotas arrancado, arrastrado,
elevado,
llevado, transportado, eternizado,
salvado, en aras, y,
por esa minúscula y constante cadencia,
por esa música,
por ese ta ta incesante. " 



Reinaldo Arenas
Poeta Cubano








Voz de Javier Bardem.




domingo, 3 de junio de 2012

No se si la mar está en calma...








No se si la mar está en calma,
no se si esta naciendo una flor,
en este preciso momento..
No se si en algún lugar vuelan golondrinas.
Pero si se que en la caracola
donde guardo mi silencio
escucho un susurro
donde me estás diciendo
TE AMO.
Jose Manuel Huete Garcia



miércoles, 30 de mayo de 2012

Estados de animo








Unas veces me siento
como pobre colina
y otras como montaña
de cumbres repetidas.

Unas veces me siento
como un acantilado
y en otras como un cielo
azul pero lejano.

A veces uno es
manantial entre rocas
y otras veces un árbol
con las últimas hojas.
Pero hoy me siento apenas
como laguna insomne
con un embarcadero
ya sin embarcaciones
una laguna verde
inmóvil y paciente
conforme con sus algas
sus musgos y sus peces,
sereno en mi confianza
confiando en que una tarde
te acerques y te mires,
te mires al mirarme.

Autor: Mario Benedetti.




lunes, 28 de mayo de 2012

Al despertarme...






Al despertarme…
descubro mil colores
en mi ventana.

Antòniu





lunes, 21 de mayo de 2012

Amor Tardío







Tardíamente, en el jardín sombrío,
tardíamente entró una mariposa,
transfigurando en alba milagrosa
el deprimente anochecer de estío.

Y, sedienta de miel y de rocío,
tardíamente en el rosal se posa,
pues ya se deshojó la última rosa
con la primera ráfaga de frío.

Y yo, que voy andando hacia el poniente,
siento llegar maravillosamente,
como esa mariposa, una ilusión;

pero en mi otoño de melancolía,
mariposa de amor, al fin del día,
qué tarde llegas a mi corazón...

José Ángel Buesa



jueves, 17 de mayo de 2012

Somos Dos, Somos Uno




"Namoro" de Almada Negreiros




Solos tú y yo.
El asfalto destila silenciosos negros.
Presiento tu proximidad.
Suena un bolero que incita al abrazo.
Te acercas más.
Tus brazos, hechos para el amor,
toman mi cintura,
me aprietan contra tu cuerpo.
Buscas mi cuello con tus labios.
Me recorres.
Te recorro.
Sumisos, irracionales,
nos vamos entregando
poco a poco,
parte a parte.
Nuestros cuerpos se quiebran.
Desatada y mordaz
la pasión nos envuelve entre palabras y besos.
En la cúspide de los sentidos
somos dos, somos uno.
Nos pertenecemos.
Nuestros cuerpos palomas,
únicos,
vuelan desatados.
Renacemos en nosotros.
Saciamos la sed buscada.
Desatamos placeres con furia.
Volamos, volamos…
De un golpe, el silencio.
Seguimos abrazados.
Estamos en paz.

Ana Buquet


lunes, 14 de mayo de 2012

Puede creerse que llegará un tiempo...











Puede creerse que llegará un tiempo en que el hombre se eleve tanto, que las cosas que hasta aquí le han parecido más sagradas, por ejemplo, la creencia en Dios, le parezcan infantilmente conmovedoras y que haga con ellas lo que ha hecho con todos los mitos: que las transforme en cuentos para niños.

Nietzsche



lunes, 7 de mayo de 2012

Qué exquisita mañana...




Fotografía de F.Puigcarbó



"Qué exquisita mañana de este despertar apurado,

el aire huele como a tu cabello y

las brisas del viento son tan refrescantes como tus besos.

Qué exquisita mañana de tiempo de café caliente y

olor a césped cortado,

es tan bello el día hoy,

es tan bello estar enamorado".

-Dennis Orellana T.











domingo, 6 de mayo de 2012

martes, 1 de mayo de 2012

Gentes Invisibles





"He de confesar, que nunca le había prestado mucha atención, me había limitado a mover simplemente la cabeza en signo de negación, ante aquel hombre, que para casi todo el mundo era un ser invisible de esos que pasan por nuestra vida y en el que apenas nos fijamos, pero aquel día, levanté la mirada y mire sus ojos mientras repetía la acción de negar con la cabeza, Algo cambió repentinamente en mi actitud, ante mi había un joven, de aspecto no demasiado desaliñado que con la mano extendía pedía algo de ayuda para poder subsistir, mi primer pensamiento fue... ¡Tiene mas o menos la edad de mi hijo!, quizá no supo encarrilar su camino, quizá no tuvo la suerte de tener una familia detrás cuidando de el, quizá se equivocó en su andadura, instintivamente eche mano al bolsillo y le di unas monedas, pensé: Si fuera mi hijo me gustaría que alguien le atendiera por un momento, pensé en una hipotética madre desconsolada, quizá en un padre afligido, se que mi acción no le resolvería mucho, quizá un bocadillo que paliara su hambre, (quise ser bien pensado), un billete de autobús para llegar a algún sitio donde cobijarse, ¡Que se yo!... Sentí que a nuestro lado pasan a diario muchas gentes invisibles, quizá hasta hemos retirado la mirada para evitar verles, somos insolidarios con lo más cercano y llegamos sin embargo a solidarizarnos con gentes lejanas que también pasan hambre y calamidades, gentes a las que nunca veremos cara a cara, gentes de las que nos separan muchos kilómetros, mientras somos incapaces de hacerlo con aquellos que se cruzan día a día en nuestras calles con nosotros, sin que apenas les prestemos atención, solo un triste gesto de negación, como el que yo hice.
He vuelto a verle, sentado en las escaleras de un portal, a primeras horas de la madrugada mientras me dirigía al trabajo, los brazos cruzados sobre sus piernas le servian de almohada, encorvado en una postura casi fetal, le he reconocido y he sentido de nuevo una extraña tristeza por él y por lo que representa, jóvenes sin esperanza, jóvenes sin destino ni rumbo que seguir, mientras la prensa hoy publicaba escandalosamente lo que llegan a cobrar diputados, ministros y representantes públicos que seguramente como yo nunca han mirado a los ojos de estos invisibles que viven a nuestro lado y por los que no parecen tener preocupación alguna, me he sentido triste al ver a este joven invisible para los demás..."

Fernando Xavier



martes, 24 de abril de 2012

La Romántica





La Romántica (zamba)
Letra: Oscar Valles y Carlos Vega
Música: Oscar Valles



Si la luna se oculta tras un arado
si el grillo no canta más
Será la noche de tu pasado
hecha silencio para soñar.



Si tus ojos me miran
cuando mis ojos se hunden en tu mirar
será la dicha que poco a poco
busca mi ausente felicidad.



Si tu rostro se vuelve hacia la noche
profunda de nuestro amor
será el instante cuando la dicha
llene de vida tu corazón.



Si me nombran tus labios
y si me llamas pensando siempre en mí
será mi boca que te reclama
porque no puedo vivir sin tí.



No tardes tanto
piensa en mañana
cuando la noche no vuelva más
deja que muera entre tus brazos
niña romántica flor de azahar.




 




lunes, 23 de abril de 2012

Feliz Día de Sant Jordi








 
"Tradicionalmente en Cataluña la Diada de Sant Jordi como es conocido este día allí, es el día de los enamorados, en el cual las personas intercambian y regalan rosas y libros a su pareja y personas queridas. Es tradición que el hombre regale una rosa a la mujer y ésta un libro al hombre. Se cree que la tradición de regalar en esta fecha una rosa a la mujer amada se remonta probablemente hasta el siglo XV. Algunas versiones hacen coincidir esta práctica con la Feria de las rosas o de los enamorados que tenía lugar en Barcelona durante el verano. Es un hecho constatado que en aquella época ya se repartían rosas a las mujeres que asistían a la misa oficiada en la capilla de San Jorge del Palacio de la Generalidad de Cataluña en esta fecha. La rosa va acompañada de una señera y una espiga de trigo. El color rojo de la rosa simboliza la pasión, la señera al patrón de Cataluña y la espiga de trigo representa la fertilidad.
El Día de San Jorge tiene un aspecto reinvindicativo de la cultura catalana y muchos balcones lucen la bandera autónoma, la señera. En toda Cataluña se venden cromos y llaveros llegando a su máxima expresión en las Ramblas, donde a los puestos habituales se añaden temporales. Es tradicional promover la venta de libros con firmas de los autores y un descuento al precio de venta. Normalmente también se realizan actividades en las bibliotecas y conciertos en las calles que se añaden a la agenda cultural de la Ciudad Condal".Origen: http://elnogalgranada.blogspot.pt 




 

sábado, 21 de abril de 2012

El Dios Triste







EL DIOS TRISTE
Mirando la alameda, de otoño lacerada, 
la alameda profunda de vejez amarilla, 
como cuando camino por la hierba segada 
busco el rostro de Dios y palpo su mejilla.

Y en esta tarde lenta como una hebra de llanto 
por la alameda de oro y de rojez yo siento 
un Dios de otoño, un Dios sin ardor y sin canto 
¡y lo conozco triste, lleno de desaliento!

Y pienso que tal vez Aquel tremendo y fuerte 
Señor, al que cantara de locura embriagada,
no existe, y que mi Padre que las mañanas vierte 
tiene la mano laxa, la mejilla cansada.

Se oye en su corazón un rumor de alameda 
de otoño: el desgajarse de la suma tristeza;
su mirada hacia mí como lágrima rueda 
y esa mirada mustia me inclina la cabeza.

Y ensayo otra plegaria para este Dios doliente, 
plegaria que del polvo del mundo no ha subido:
"Padre, nada te pido, pues te miro a la frente 
y eres inmenso, ¡inmenso!, pero te hallas herido."


Gabriela Mistral



miércoles, 18 de abril de 2012

Aquí...







AQUÍ



Te escucho
Aquí...
en el instante justo
de una necesidad.
En la guarida
de mis emociones
en la cúspide
de la
sensibilidad.
Aquí,
te espero...
entre besos
imaginarios,
abrazos dibujados,
en el contorno
de una huella
en el palpitar
hechizado del silencio.

Diana Pera





Seguidores

Las utopías de ayer, son la realidad de hoy y el desengaño de mañana. F.Puigcarbó

Mensagens populares

No hay palabra de consuelo

cuando el amor se siente herido

mira hacia el cielo estrellado

porque cada día es un nuevo

amanecer.

RMC

tras la tormenta
el caracol se ahoga
dejalo trepar..
Iosu/Flor
Viajar, viajar siempre,
no ser de ningún sitio
ni de ningún lugar,
sin vínculos de ningún tipo y
evadirme así de todo.
Vivir dentro de un mundo
imaginario donde olvidarme de la difícil
y dura realidad.
Y volar, volar como un pájaro,
marchando muy lejos
más lejos de más allá,
hasta que agotado,
cuando las alas dijeran basta,
dejarme caer en un abismo profundo infinito.

La vida es...

La vida es el ahora,
No los ayeres perdidos,
Ni los ayeres muertos,
Menos aún, los mañana no nacidos..!!
Necesitamos ser amados,
Necesitamos paraísos,
Necesitamos a nuestros sueños soltarlos,
Y al amor.., darle permiso…!!
Hoy dejo este impulso registrado,
No quiero arrepentirme, ni olvidarlo;
Y de cierta timidez, uno tiene la certeza,
Que no triunfa, quien al menos no ha luchado..!!

Antonio Gagliarducci

(Lo copié de Susuru que me encantó!)

Para poder vivir



Abrí los ojos
una vez
completamente
y me quedé
espantada.
Crecí de golpe
y me sentí pequeña.

Sólo encontré
silencio, soledad, nada.


Y los cerré de nuevo
lentamente,
para olvidar,
para encontrar
de nuevo
la palabra, para soñar,
para poder vivir,

Alicia Trueba

Gracias Susuru!!

Gracias Susuru!!

Mensagem de Susuru

La inteligencia sin amor, te hace perverso
La justicia sin amor, te hace implacable
La diplomacia sin amor, te hace hipócrita
El éxito sin amor, te hace arrogante
La riqueza sin amor te hace avaro
La docilidad sin amor te hace servil
La pobreza sin amor, te hace orgulloso
La belleza sin amor, te hace ridículo
La autoridad sin amor, te hace tirano
El trabajo sin amor, te hace esclavo
La simplicidad sin amor, te quita valor
La oración sin amor, te hace introvertido
La ley sin amor, te esclaviza
La política sin amor, te hace egoísta
La fe sin amor, te deja fanático
La cruz sin amor se convierte en tortura
LA VIDA SIN AMOR NO TIENE SENTIDO

:

Páginas vistas en total

"A CASA" de Saramago