sábado, 15 de agosto de 2009

EL ABANICO ROJO



Soledad Fernández


Siempre me gustarón los abanicos rojos. Una vez fuí a Ayamonte y me compré uno. Después de tanto usarlo su vida duró muy poco. Ayer entré en un shopping y al pasar por una vitrina la primera cosa que mis ojos mirarón con admiración fué a: Un abanico rojo! Lo regalé a mi misma! Les doy a conocer una história que habla sobre un abanico, fijense de que color ?ROJO! Pero no és el mío...
LA MUJER DEL ABANICO
Tarde calurosa, en aquel andrajoso lugar, donde muchos hombres del pueblo subían para recibir los servicios de la dama de la casa, si estoy hablando de la única medico del pueblo.
Aquel pueblo, no tenia mas de dos mil habitantes, pero desde hace un tiempo esa cifra estaba bajando a un ritmo desorbitado.
Las mujeres del pueblo se santiguaron, pedían ayuda a dios.
Un grito, hizo que todas las mujeres de la iglesia se dieran la vuelta, una de las vecinas del pueblo estaba en el suelo desangrándose, con un gran corte en el cuello, y a sus pies se encontraba, la única medico del pueblo con un abanico en las manos, dándose aire, mientras miles de gotas de sangre salpicaban a todo el mundo.
¡ Que bonito abanico rojo ! Murmureo una de las vecinas, y también cayó al suelo desplomada.
Mientras tanto las demás mujeres rezaban y no miraban hacia atrás.
¡El demonio! dijo otra, y la cabeza rodó por los suelos.
Si bien dije antes, todos los hombres del pueblo iban a por sus servicios, pues estos le mandaban recados de asesinar a sus mujeres, por el mero echo de que ellos decían que ya eran gordas, feas, viejas, y marujas.
Pronto no quedaban mujeres en el pueblo, solo hombres por donde miraras, pues un lugar solo regido por hombres miedo me da.
Lo que nadie sabe de la medico del pueblo, es que ni es medico, ni es mujer, ni es nada, solo era el deseo de unos hombres, hartos de que sus mujeres les mandaran a trabajar.
Soñando con una mujer, que hiciera escarmentar a sus mujeres, y valla forma.
Fuera de ilusiones ya todos los hombres del pueblo se encontraban juntos en el bar, cuando una dulce voz hacen que se giren, delante de sus ojos estaba una mujer esbelta, abanicándose.Todos los hombres sonrieron.
(Anonimo)
Que se puede sacar de esta história? Bueno una mujer nunca puede olvidarse de su condición de esposa, madre, mujer... Siempre, pero siempre nunca debe olvidarse que tiene que cuidarse para su esposo y para si misma. Mirense al espejo... y siempre en cualquier ocasión usen su abanico rojo. Ese és el secreto!


19 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Qué bien querida Flor que la casualidad hizo que encontraras en nombre de la autora de tan hermosa pintura, siempre es bueno saber quién pintó cada obra de arte.

    Tu historia interesante y cierta, hemos de cuidar nuestro espíritu y nuestros cuerpo. Sobre todo para querernos nosotras mismas, lo demás viene solo.

    Un abrazo.

    --

    ResponderEliminar

Seguidores

Las utopías de ayer, son la realidad de hoy y el desengaño de mañana. F.Puigcarbó

Mensagens populares

No hay palabra de consuelo

cuando el amor se siente herido

mira hacia el cielo estrellado

porque cada día es un nuevo

amanecer.

RMC

tras la tormenta
el caracol se ahoga
dejalo trepar..
Iosu/Flor
Viajar, viajar siempre,
no ser de ningún sitio
ni de ningún lugar,
sin vínculos de ningún tipo y
evadirme así de todo.
Vivir dentro de un mundo
imaginario donde olvidarme de la difícil
y dura realidad.
Y volar, volar como un pájaro,
marchando muy lejos
más lejos de más allá,
hasta que agotado,
cuando las alas dijeran basta,
dejarme caer en un abismo profundo infinito.

La vida es...

La vida es el ahora,
No los ayeres perdidos,
Ni los ayeres muertos,
Menos aún, los mañana no nacidos..!!
Necesitamos ser amados,
Necesitamos paraísos,
Necesitamos a nuestros sueños soltarlos,
Y al amor.., darle permiso…!!
Hoy dejo este impulso registrado,
No quiero arrepentirme, ni olvidarlo;
Y de cierta timidez, uno tiene la certeza,
Que no triunfa, quien al menos no ha luchado..!!

Antonio Gagliarducci

(Lo copié de Susuru que me encantó!)

Para poder vivir



Abrí los ojos
una vez
completamente
y me quedé
espantada.
Crecí de golpe
y me sentí pequeña.

Sólo encontré
silencio, soledad, nada.


Y los cerré de nuevo
lentamente,
para olvidar,
para encontrar
de nuevo
la palabra, para soñar,
para poder vivir,

Alicia Trueba

Gracias Susuru!!

Gracias Susuru!!

Mensagem de Susuru

La inteligencia sin amor, te hace perverso
La justicia sin amor, te hace implacable
La diplomacia sin amor, te hace hipócrita
El éxito sin amor, te hace arrogante
La riqueza sin amor te hace avaro
La docilidad sin amor te hace servil
La pobreza sin amor, te hace orgulloso
La belleza sin amor, te hace ridículo
La autoridad sin amor, te hace tirano
El trabajo sin amor, te hace esclavo
La simplicidad sin amor, te quita valor
La oración sin amor, te hace introvertido
La ley sin amor, te esclaviza
La política sin amor, te hace egoísta
La fe sin amor, te deja fanático
La cruz sin amor se convierte en tortura
LA VIDA SIN AMOR NO TIENE SENTIDO

:

Páginas vistas en total

"A CASA" de Saramago