viernes, 25 de junio de 2010

El recuerdo de un resbalón.




Al final de la tarde siempre estaba ansiosa con la llegada de mi papa. Yo sabía que después de oír pasar un carro con dos caballos bajando la calle, el tiempo de ahí más o menos 20 pasos largos de mi habitación hasta la ventana del salón, mi papa metía la llave en la cerradura de la puerta que daba a la calle.
En esa tarde esperé oír el carro pero no sabía lo que estaba pasando, de repente el ruido que venía de la calle era un poco confuso, algunas voces de mujeres gritando, por los cristales no podía ver nada, solo que seguía nevando. Volví a mi habitación pero mi curiosidad era grande... y mi papa que no llegaba... Mi maman en la cocina no se estaba dando cuenta de nada porque estaba en otro lado de la casa al fondo del pasillo. El viento estaba soplando fuerte y podía ahora ver gente subiendo la calle corriendo.
Mi maman llegó cerca de mí diciendo que le estaba haciendo falta algo para la comida que ya no me acuerdo, yo de seguida le dije que iba a la tienda que quedaba al lado de mi casa y salí corriendo olvidando el dinero que ella había ido a buscar al monedero que estaba en el bolsillo del abrigo colgado en un guardarropas o paragüero en el pasillo.
Sujetando mi bufanda con una mano y con la otra protegiendo los ojos por el viento que hacía, había dejado de nevar, miré hacia arriba y vi un espectáculo horrible. El carro, el carro de los caballos del hombre que vendía petróleo estaba en el medio de la calle, un caballo estaba de pié y el otro caído. Había como veinte personas intentando levantar el pobre animal.
No quise ver más, volví a entrar en casa sin haber comprado lo que mi maman necesitaba, me fui corriendo para mi habitación me eché en la cama, escondí mi cara en la almohada y lloré tanto, tanto que hasta dormí…Sentí mi papa haciendo caricias en mi cara y limpiando las lágrimas que aún no habían secado. La primera cosa que pregunté fue si el caballo ya estaba de pié. Mi papa sonrió y dijo que si que no le pasó nada, que menos mal los barriles de petróleo ya venían casi vacios, y con la ayuda de la gente, el animal se levantó y no le pasó nada.
Este recuerdo se quedó durante toda mi vida en mi memoria y hoy mirando a la imagen arriba de seguida me vino al pensamiento ese triste fin de tarde que tuvo un final feliz. Todas las tardes aquella misma hora me acercaba de la ventana pero de ahí a unos tiempos dejé de oír los caballos.
Mi papa un día llegó a casa diciendo que el hombre se había cambiado para otra parte de la ciudad y que había acabado con el negocio del petróleo. Toda la gente ya cocinaba a gas y se había jubilado.
-Y los caballos? pregunté.
No me supo contestar.

9 comentarios:

  1. PObre animal, debe ser terrible caerse pesando quinientos kilos ¿no Florcita? Un besote

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los caballos son tan parecidos a las personas.. y tan magnificos y tan inteligentes..

    en fin... es curiosa la historia y no dudo que la recordaras siempre..

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola en mi blog de Ciudadana
    http://katy-ciudadanadelmundo.blogspot.com/2010/06/un-regalito-de-una-nueva-amiga.html
    tienes un regalito que me apetece compartir contigo,
    siempre que te apetezca recogerlo por supuesto
    Un beso y feliz finde

    ResponderEliminar
  4. Es increible el amor que podemos llegar a tener a los animales.
    Me alegro que esta historia tuviera un final feliz.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  5. Bonita história,

    Beijo e bom fim de semana.

    ResponderEliminar
  6. Disculpa la falta de tiempo para
    comentar tus bonitos post.
    mis deseos que tengas un feliz
    fin de semana.
    un beso.

    ResponderEliminar
  7. que hermosa y nostálgica historia, son recuerdos que todos tenemos de niños que sobreviven al paso del tiempo.

    ResponderEliminar
  8. Estas historias impactan en nosotros, especialmente si somos niños.

    En este caso, tuvo un final feliz. Además, con tu padre acariciándote.

    ¿qué más puedes pedir?

    Besos, bella flor.

    ResponderEliminar
  9. precioso!!!! recuerdos de la niñez que nunca se olvidan,.

    besitos

    ResponderEliminar

Seguidores

Las utopías de ayer, son la realidad de hoy y el desengaño de mañana. F.Puigcarbó

Mensagens populares

No hay palabra de consuelo

cuando el amor se siente herido

mira hacia el cielo estrellado

porque cada día es un nuevo

amanecer.

RMC

tras la tormenta
el caracol se ahoga
dejalo trepar..
Iosu/Flor
Viajar, viajar siempre,
no ser de ningún sitio
ni de ningún lugar,
sin vínculos de ningún tipo y
evadirme así de todo.
Vivir dentro de un mundo
imaginario donde olvidarme de la difícil
y dura realidad.
Y volar, volar como un pájaro,
marchando muy lejos
más lejos de más allá,
hasta que agotado,
cuando las alas dijeran basta,
dejarme caer en un abismo profundo infinito.

La vida es...

La vida es el ahora,
No los ayeres perdidos,
Ni los ayeres muertos,
Menos aún, los mañana no nacidos..!!
Necesitamos ser amados,
Necesitamos paraísos,
Necesitamos a nuestros sueños soltarlos,
Y al amor.., darle permiso…!!
Hoy dejo este impulso registrado,
No quiero arrepentirme, ni olvidarlo;
Y de cierta timidez, uno tiene la certeza,
Que no triunfa, quien al menos no ha luchado..!!

Antonio Gagliarducci

(Lo copié de Susuru que me encantó!)

Para poder vivir



Abrí los ojos
una vez
completamente
y me quedé
espantada.
Crecí de golpe
y me sentí pequeña.

Sólo encontré
silencio, soledad, nada.


Y los cerré de nuevo
lentamente,
para olvidar,
para encontrar
de nuevo
la palabra, para soñar,
para poder vivir,

Alicia Trueba

Gracias Susuru!!

Gracias Susuru!!

Mensagem de Susuru

La inteligencia sin amor, te hace perverso
La justicia sin amor, te hace implacable
La diplomacia sin amor, te hace hipócrita
El éxito sin amor, te hace arrogante
La riqueza sin amor te hace avaro
La docilidad sin amor te hace servil
La pobreza sin amor, te hace orgulloso
La belleza sin amor, te hace ridículo
La autoridad sin amor, te hace tirano
El trabajo sin amor, te hace esclavo
La simplicidad sin amor, te quita valor
La oración sin amor, te hace introvertido
La ley sin amor, te esclaviza
La política sin amor, te hace egoísta
La fe sin amor, te deja fanático
La cruz sin amor se convierte en tortura
LA VIDA SIN AMOR NO TIENE SENTIDO

:

Páginas vistas en total

"A CASA" de Saramago